El B-21 Raider forma la columna vertebral del futuro del poderío aéreo de los EE. UU., liderando una poderosa familia de sistemas que brindan una nueva era de capacidad y flexibilidad a través de la integración avanzada de datos, sensores y armas. Sus capacidades de sexta generación incluyen sigilo, ventaja de la información y arquitectura abierta.

“El B-21 Raider es un testimonio de las ventajas duraderas de Estados Unidos en ingenio e innovación. Y es una prueba del compromiso a largo plazo del Departamento para desarrollar capacidades avanzadas que fortalecerán la capacidad de Estados Unidos para disuadir la agresión, hoy y en el futuro. Ahora, fortalecer y mantener la disuasión de EE. UU. está en el centro de nuestra Estrategia de Defensa Nacional”, dijo el Secretario de Defensa Lloyd J. Austin III. “Este bombardero se construyó sobre la base de un fuerte apoyo bipartidista en el Congreso. Y debido a ese apoyo, pronto volaremos este avión, lo probaremos y luego pasaremos a la producción”.

El B-21 es capaz de conectarse en red en el espacio de batalla con múltiples sistemas y en todos los dominios. Con el respaldo de un ecosistema digital a lo largo de su ciclo de vida, el B-21 puede evolucionar rápidamente a través de actualizaciones tecnológicas rápidas que brindan nuevas capacidades para superar futuras amenazas.

“Con el B-21, la Fuerza Aérea de EE. UU. podrá disuadir o derrotar amenazas en cualquier parte del mundo”, dijo Tom Jones, vicepresidente corporativo y presidente de Northrop Grumman Aeronautics Systems. “El B-21 ejemplifica cómo Northrop Grumman lidera la industria en transformación digital e ingeniería digital y, en última instancia, brinda más valor a nuestros clientes”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *